Punk Royale: mesa para uno en el restaurante más loco de Estocolmo

Viajar solo (por placer o por trabajo) no debería ser un freno para dejar de hacer nada, pero cuando se trata de ir a cenar a un restaurante el concepto “ mesa para uno” aún sigue chirriando un poco. ¿Pero acaso hay que renunciar a poder disfrutar de la gastronomía?

Así, de esta forma me autoconvencí para cenar en Punk Royale, el restaurante más excéntrico de Estocolmo que me habían recomendado mis compañeros suecos “más por la experiencia” pero del que no me había explicado mucho y que también me habían comentado amigos desde Madrid.

¿Punk Royale o Punk Royale Café?

Sí, parece lo mismo, pero no lo es: aunque comunicados entre sí el menú (y el precio) varía, aunque al parecer también la carta de bebidas. A mi me recomendaron que mejor Punk Royal Café (la puerta de la izquierda) puesto que la experiencia prácticamente es la misma y aunque con un menú un poco más corto yo me quedé bien (y soy de buen comer).

A mi llegada (sin reserva, un día entre semana) me dicen que tengo que esperar como media hora para el segundo turno a las 20:30 (sí, estos suecos cenan antes que las gallinas) así que le pido una cerveza y me salgo a esperar a una terraza pequeña pero muy cuca que tienen.

Punk Royale Cafe Estocolmo

Llega la hora del espectáculo…

Punk Royale Cafe Estocolmo

El menú

Me sientan en una de las mesas del fondo tras atravesar el estrecho local con música disco bastante alta y con tanto humo como el de “Lluvia de Estrellas” que temí aparecer disfrazado de Elvis al otro lado…

Punk Royale Cafe Estocolmo

Comenzamos, de beber otra cerveza (una American Pale Ale que les hacen a ellos muy top) y me explica que no hay carta. Solo me hace tres preguntas: que si quiero caviar (no, gracias, no me va demasiado), alergias (ninguna) y que si cómo de todo, y especifica cerdo, gallina… (sí, como de todo, menos pepino). ¿Pero eres alérgico? No, no soy alérgico…

Arrancamos

Primer plato. Una corteza de estas industriales de las de los cumpleaños con queso rallado y una especie de mayonesa. Aunque el que se quedó rallado fui yo, que pensé que me la habían dado con queso… (y nunca mejor dicho).

Punk Royale Cafe Estocolmo

Tras la primera “experiencia gourmet” que me parece que tiene una gran parte de “vacilada” del chef, seguimos.

Segundo round: comienza a mejorar la cosa con una de estas típicas tostas suecas con una anchoa, a la que le siguen varios platos que entre la música alta y las palabras en sueco no me enteré de mucho pero aquí mis propias descripciones que es posible que no coincidan con la realidad:

Punk Royale Cafe Estocolmo

Langostino en tempura con pistachos, de las cosas más ricas de la cena.

Punk Royale Cafe Estocolmo

  • Sopa fría de champiñones, con un sabor fuertecito, correcta pero no para llorar, 
  • Huevo trufado con muy buen punto y algún ingrediente que lo hacía algo especial.
  • Salmón, entre tartar y ceviche, algo marinado servido en una viera. Spoiler, tiene pepino… pero con el marinado estaba muy decente.

Punk Royale Cafe Estocolmo

[Aquí venía otro plato pero no le hice foto y no me acuerdo de que era, así que no sería tan espectacular]

A echarle el guante…

Tras estos entrantes el camarero reparte un guante de plástico de los de hospital, así que toca mojarse las manos.

Brócoli “deep fried” (¿Esto cómo se traduce? ¿Frito profundo?) com gengibre. MARAVILLOSO. Una maravilla salida del brócoli, chapó.

Brocoli Punk Royal Estocolmo

Maíz en su mazorca, con una crema suya que no pillé de que era, bien pero sin más…

El famoso foie de las caritas sonrientes. ¿El secreto? Está servido sobre una tosta super esponjosa que es la clave (de verdad, aunque en la foto parezca comida para canes, está súper logrado).

Foie Punk Royale Estocolmo

El remate

Para acabar y lo más parecido a un plato principal (y el único del menú que se come con cuchillo y tenedor) un pescado servido con unas verduras fritas y una crema de boniato para chuparse los dedos (aunque en este caso no había guante). 

Y el postre

Postre Punk Royale

Sobre Punk Royale Cafe

Precio del menú (en el Cafe): 400 sk (unos 40€). Con dos cervezas en mi caso fueron 550 sk (55€).

Dirección: Folkungagatan 128, 116 30 Stockholm, Suecia

Webhttp://www.punkroyale.se

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *